Hoy en día las pinturas no aceptan más de 80% de humedad ambiente.
El termómetro láser es utilizado para obtener la temperatura de la pieza tratada.
Estos dos instrumentos son utilizados en los lugares de aplicación para así poder calcular el punto de rocío.